martes, 24 de febrero de 2009

Buscando el camino a la autodestruccion

Al hilo de David Fincher me gustaría comentar un poco su obra más polémica. La primera película del siglo XXI. Marcó un antes y un después en su filmografía y en el cine. Soy de los que piensan que no vale sólo con la transgresión, debe existir una justificación. No es una película amable. No es una historia que esté encaminada a dejar un poso de satisfacción en el espectador. Al contrario, Fincher intenta que poco a poco tu mente se insensibilice, se autodestruya al ritmo que lo va haciendo el personaje de Edward Norton ( Jack) con su alter ego Tyler Durden ( Brad Pitt).

10 años han pasado desde su estreno y sin duda hay que destacar que "El Club de la Lucha" se ha convertido en un mito, en una de esas películas de culto que en su momento fueron avasalladas por la crítica y que ahora renacen como auténticas joyas cinematográficas.

No te va a dejar indiferente ni por asomo. Quizá rechaces la violencia. Puedes pensar que es excesiva. Que Fincher abusa de ella. Pues me río de tus pensamientos. No me gusta la violencia, pero el cine debe servir para retratar nuestros más apagados y silenciados odios y mentiras. No podemos vivir de espaldas a la realidad y creer que el mundo en el que vivimos es perfecto, donde todos los días luce un sol cegador y la paz inunda nuestros corazones. Sin ir más lejos de la realidad, la violencia sacude nuestra rutina , nuestra cotidianidad , sin hacer el más mínimo ruido. Nos hemos hecho vulnerables ante ella. En esta cinta el director sólo quiere retratar parte de esos miedos, de esas angustias y de esa violencia que han llevado al ser humano a estar eternamente en guerra.

Centrándome un poco en la historia... la película está llena de giros argumentales, de influencias a nivel tecnólogico en la industria, de inexplicables razonamientos para el urbanita medio embebido en la aparente calma de la sociedad de consumo.

Jack está harto de su trabajo, de su jefe, de sus posesiones materiales carentes de valor emocional, del mundo que le rodea... conoce a Tyler Durden durante un vuelo y juntos comienzan una aventura que desembocará en un club destinado a luchar entre hombres y posteriormente en el "Proyecto Mayhem", cuyo objetivo es reunir fieles luchadores capaces de luchar contra el sistema. Contra el auténtico sueño americano... o la pesadilla.

Se trata de una obra maestra adelantada a su tiempo, quizá me exceda, pero me tomaré la licencia de compararlo con el estruendo que causó el GENIAL Stanley Kubrick con su "Naranja Mecánica"

Elena Bonham Carter interpreta con una gran naturalidad ( quizá por alguna similitud con la vida real) el papel de suicida psicótica. Y del personaje de Tyler Durden ... poco voy a decir, sólo que está considerado entre los 100 mejores de la historia del cine.

jueves, 12 de febrero de 2009

Yo quiero ser como Benjamin Button...


Cuando en mi interior me surgen dudas, cuando pienso que la pureza es imposible de alcanzar, que el talento es superficial y que cada vez menos genios iluminan esta sociedad marcada por el consumismo y la cultura subdesarrollada y programada... aparece David Fincher ( El club de la lucha, The Game...) y se supera así mismo y a todo lo que se esperaba de esta cinta.


La crítica a veces se equivoca, y no sabe apreciar lo que el gran público ve. Y eso es lo que importa. Hacer sentir, hacer volar la imaginación. Y durante 2 horas y media lo consigue. Te transporta a otro mundo. En estos momentos de pesimismo, de malos augurios, de crisis mundial... el cine es la mejor arma contra ello. Por eso digo aquí ... Bendito Fincher... Béndito Cine...


No voy a centrarme mucho en la película , quizá destacar el guión, fresco, rápido , ágil y capaz de llevarte de la lágrima a la risa en 2 líneas. Te hace soñar... te muestra una realidad diferente... juega contigo y te absorve desde el primer fotograma. Estoy emocionado , pero creo que me quedo corto si digo que es la obra maestra del director.


Los personajes te van acompañando a lo largo de la película , te cogen de la mano y te sueltan cuando llega su parada. Así es la vida. Así es la muerte. Tan difícil de entender, tan difícil de apreciar, tan difícil de superar...


No sé que decir de Brad Pitt... que te equivocas si crees que es un producto superficial y elaborado por la industria del cine hollywoodiense. Es un actor. Interpreta. Y sabe dar vida a papeles que quizá no son de su perfil. No es el típico guapo. Sabe absorber todos los matices del personaje y crear un Benjamin Button profundo. Me enganchó cuando lo ví en Snatch ( Guy Ritchie) y desde ese momento cambió mi percepción sobre él. Tampoco me olvido de Cate Blanchett , que va creciendo poco a poco y estoy seguro de que esta cinta le va a elevar a los altares de la interpretación, espero que siga eligiendo papeles así y no se destruya así misma con bodrios sentimentaloides y vacíos.
No me gusta recomendar nada, pero haré una excepción. La historia de Benjamin Button es digna de ello. La muerte forma parte de la vida cotidiana. Todos tenemos un final y es problema nuestro escribirlo mejor o peor. Pero ahora imagina que tu historia la tienes que reescribir al revés... imagina... siente...

POR PELICULAS COMO ÉSTA MERECE LA PENA CREER EN EL CINE.

Good Night and Good Luck