jueves, 21 de marzo de 2013

El verdadero desahucio de la dignidad

La vida de Flynn (2012).Dir. Paul Weitz

Pese a las críticas recibidas por Robert De Niro acerca de las elecciones que ha hecho de sus últimos papeles, he de decir que en este caso no merece dichos correctivos. Cierto es que la película carece de ritmo en la primera media hora, pero si aguantas te involucrarás en una cruda historia de Nick Flynn (Paul Dano) que después de 18 años sin ver a su padre, de repente recibe una llamada suya para que le ayude con una mudanza porque le han desahuciado  A partir de ahí, la vida de John Flynn, entrará en una espiral con dirección a los infiernos, espiral en la que su hijo tendrá un papel importante. La película afronta la cruda realidad que tenemos alrededor nuestro y muchas veces no queremos ver, o simplemente miramos hacia otro lado. La exclusión social, la pobreza, la invisibilidad de los sin techo, pero unido a una peculiar relación paterno filial. John Flynn carece de tacto, sensibilidad y adolece de  mal humor, soberbia e incluso racismo. Pero sin duda, verle caer a los infiernos, ser partícipes de ese viaje, de sus circunstancias y ponerse por un momento en esa situación de angustia es, sin duda,  lo mejor de la película.

Sorprendente Paul Dano, que es de esos actores que van haciendo su carrera, poco a poco, sin mucho ruido, pero sin embargo con una trayectoria envidiable en cuanto a films importantes e interpretaciones que llegan al espectador, ganándose el respeto y admiración del público. Nada que objetar de De Niro, que pese a las críticas, creo que se adapta a la perfección de las necesidades interpretativas que tiene su personaje, que personalmente me ha evocado de manera lejana (muy lejana) a la evolución que podría haber tenido su personaje en Taxi Driver (Travis Bickle) si hubiera llegado a tener un hijo. 


No hay comentarios: